Cuenta Playa del Carmen con nuevo parador artístico

Cuenta Playa del Carmen con nuevo parador artístico

Con el mural “Vaquita Marina” pintado por el artista ecológico Alan Vázquez, Playa del Carmen cuenta con un nuevo parador artístico para promover la reflexión y educación ambiental, legado del 5º Festival de los Océanos, informaron organizadores del encuentro.

El proyecto se ubica en la barda perimetral del conjunto DIF de Solidaridad en la Avenida 30 Norte, en el centro de la ciudad.

En entrevista, Alan Vázquez explicó que con esta obra se pretende promover la reflexión y educación ambiental en torno de este animal marino en peligro de extinción.

Añadió que durante el proceso de creación del mural la gente se acercaba para preguntar sobre las especies mostradas en la obra, en especial por la Vaquita, la cual confundían con un delfín.

Refirió que una de esas personas fue el trovador Eugenio de León, quien incluso escribió una canción sobre la Vaquita Marina para celebrar la ocasión.

El mural, que es el más largo del municipio de Solidaridad, cubre un parador del transporte público donde fue colocada un modelo tridimensional de vaquita marina que invita a los usuarios del mismo a “no acompañarla a la extinción”.

En una ceremonia, presidida por Orquídea Trejo Buendía, directora de ecología del Municipio de Solidaridad, el muralista Alan Vázquez y Rodrigo Constandse Córdova, presidente del Festival y director general de Delphinus, entregaron la obra a la comunidad playense.

En su mensaje, Constandse Córdova comentó que con el Festival se pretende comunicar de una manera alegre las amenazas que tienen los océanos como la sobrepesca, cambio climático, la contaminación, la invasión de especies exóticas, que cada día son temas más relevantes.

“Ahora vemos a artistas como Diego Luna, Leonardo DiCaprio, sumarse a estos esfuerzos, que cada día llaman más la atención”, agregó.

De igual forma, reflexionó que en el mundo se capturan 7 mil millones de toneladas de peces de diferentes especies a través de la pesca incidental que termina en barcos pesqueros y regresa muerto al mar porque no es el alimento que estaban buscando.

“Una muestra de esto es la vaquita marina, una tercera parte de lo que se queda en los barcos termina descomponiéndose en nuestros basureros, por lo que está demostrado que los métodos de pesca y de consumo que tenemos los seres humanos hoy en día no son sostenibles”, aseveró.